jueves, enero 11, 2007

12 de enero


-Hace algunos meses conocí a un tipo que le decían Cheve. Cheve es contracultural, subversivo. Cheve no se baña muy seguido, conoce la mejor mota de todo México de primera mano y le gusta hablar de Carlos Castañeda. Escucha música inaudible para el común de los mortales. Cheve anda en una bicicleta por toda la ciudad, una ciudad muy difícil de andar en cualquier cosa, mucho más en bicicleta, pues está llena de calles de pendientes imposibles y casi todas ellas están empedradas. A diferencia de sus amigos, Cheve si come carne y si toma Cocacola, pero nadie duda de sus cualidades morales. Yo pensé que Cheve era uno de esos apodos de batalla con chusca anécdota incluida que tanto gustan a los hippies. Hace pocos días me enteré que le dicen así por que se llama Luís Echeverría. No somos nada.

-Dice Miguel “Nietszche es una parte de mi post-adolescencia que me gustaría olvidar” Y bueno, a uno no le queda más que concordar. Miguel se ve cambiado, que estuvo bajo tratamiento, dice. Hablamos de literatura como si fueran bandas de rock y es divertido. Cuando sea grande quiero ser Katherine Mansfield.

-Me contradigo: esa frase “por algo pasan las cosas” me parece insufrible. Es una frase propia de las abuelas y los fatalistas. Las abuelas porqué confían en Dios, los fatalistas porque no confían en nada. Para creer en ella tendríamos que creer en una especie de poder superior vengativo. Y tendríamos que creer que sus manifestaciones son aquellos hechos aislados que parecen justicia sólo porque nosotros los revestimos de carácter moral. No acepto el determinismo en ninguna de sus formas. Me dirán que no puedo escuchar la totalidad de la sinfonía de la creación por que sólo atengo a las notas discordantes (en este caso, los cañones en 1812), que no se trata de justicia o venganza sino de un orden logico del Espiritu. Si, ya sé lo que me dirían, pero uno hace su propio destino. Como en Terminator2.

-Más Chejov y menos Zoloft. Ya a alguien se le debe haber ocurrido antes que a mi, Mike.
-Hasta la vista, Hegel. Si, de seguro ya se le ocurrió a alguien tambien.

2 comentarios:

Nerdy Fucking South dijo...

Say goodbye, Hegel.

Sí, somos postmodern pero seguimos siendo jeguelianos. Qué puta chinga.

Nerdy Fucking South dijo...

tal vez no te referías a eso, pero a quien le importa? a ti?

Porque yo tampoco me refería a eso, you know


jaja