martes, enero 23, 2007

23 de enero

En las memorias de Gorki sobre arte y literatura, aparece una descripción muy bella de Chejov. Nos dicen que es un hombre dulce, de temperamento, pero blando con la gente a final de cuentas. Hay una parte que me gusta mucho: va a visitar una señora a Chejov. La señora se desploma sobre el sofá y comienza a hablar “a la Chejov”:

-¡Oh! ¡Es que me aburro tanto!

Es decir que está atrapada, que se aburre existencialmente, que le falta calorcito y esas cosas. Chejov la mira y le pregunta.

-¿A usted le gusta la mermelada?
-¿Cómo dice?
-La mermelada, qué si le gusta. Precisamente tengo por aquí un tarro de...

Y cambia el tema. Y los dos ríen después de un rato y la señora sale encantada de la casa. Dice Gorki que Cehjov odiaba todo lo que no fuera sincero. Que le mataban las personas que intentaban fingir algo que no eran. Yo no se si las personas son sinceras o no, pero se cuando no quiero sufrir por ellas y cuando no me interesan sus problemas (aunque las personas si). Así que cada vez que alguien me llama por teléfono para decirme que se piensa suicidar (les sorprenderia la regularidad con que sucede) simplemente le pregunto: ¿A ti te gusta la mermelada? O cualquier otra cosa por el estilo. Díganme superfluo, pero en realidad, si se ponen a pensarlo, yo no soy responsable con nadie de nada. Podría darme el lujo de ni siquiera contestar el teléfono o conectarme al Messenger... Es sólo que la gente me cae bien en el fondo.

Estoy leyendo On Writing, de Stepehen King. Creo que es un libro bellísimo y esclarecedor, para usar adjetivos comunes. Dice cosas que de algún modo ya sabia, aunque no sé cómo.“Usar adverbios es humano, pero escribir “dijo” es divino”. Loas adverbios son para los escritores timidos, que apenas comienzan y que temen no darse a entender por los defectos generales de su narracion. Mea culpa, admito.
Es un gran libro y con el que dan ganas de seguir escribiendo. Los consejitos del Flaubert o las cartas de Vargas Llosa, eso si que es mierda desalentadora y pretenciosa. Stephen King es mi pastor, nada me faltará.

2 comentarios:

la sopa dijo...

Amaneció todo blanco y tú con King!!
ven para aventarte bolitas de nieve.

Ernesto dijo...

Me acordé de una viñeta de Quino en la que Susanita le dice no meacuerdoaquien :
Soy amiga tuya no de tus problemas.