lunes, junio 11, 2007


En este momento veo un programa de televisión titulado “El Asombroso Cuerpo humano”, los escribiría con mayúsculas si eso diera una idea de la voz sensacionalista del narrador, que nos dice el nombre del capitulo de hoy “Abdomen y Glúteos” como si fuera el último estreno del verano. Escribo entre comerciales y a última hora pensando en el tiempo inconmensurable que pierde uno frente al televisor sin en realidad hacer mucho al respecto. Yo esperaba imágenes de Jennifer López o algo por el estilo (quien por cierto, tampoco hace mis días y mis noches y de hecho no me guysta, pero pos esta buena), pero resulta más bien que tengo que ver a una pobre mujer de color con obesidad mórbida mientras le grapan el estomago. Debe perder 45 kilos en un año a morirá por complicaciones de peso. Mientras el documental nos ofrece datos curiosos sobre los corsés en el siglo XIX nos van dosificando las escenas de operación de bypass gastrico. No soporto la cara de los cirujanos plásticos cuando hablan frente a la cámara mientras un cuerpo inconsciente de ciento cincuenta kilos está tendido en la mesa de operaciones comos si fuera un gigantesco pescado. Maldita televisión, tu si que haces mis días y mis noches. Pero pienso que no todo es perdida, me entero de un tal Le Pétomane, un artista francés de finales del 1800 cuya habilidad incomparable era poder echarse pedos a voluntad. Le Petomane afirmaba que podía tragar dos litros de aire y dar con concierto de flatulencias durante más de noventa minutos. Le Petomane fumaba cigarrillos, apagaba velas y tras colocar una prótesis en forma de corneta en el lugar indicado casi se podría decir que aquel hombre cantaba. Un poco de Internet y averiguo que actuó en el Moulin Rouge, cerca de 1880, y que al morir, en 1945. la Sorbona ofreció una importante suma de dinero la familia para estudiar su cadáver pero esta se negó. ¿Qué esas jodidas universidades no tienen nada mejor que hacer que andar comprando cadáveres? El cerebro de Einstein, el esqueleto del hombre elefante, el pito de Frank Sinatra, las nalgas de Selena.
Televisión... televisión...

3 comentarios:

Carlos dijo...

ese tipo tiene cara de personaje de Proust... uno no se imagina a las francesas con crinolina yendo a oírlo. guac.

pez dijo...

ja ja ja.. cada vez estas peor amor!!

P0ko dijo...

¬¬...


Y por cierto que nos puso más locos tantos juegos de uno.

oye, te quiero, te adorooouuu.

=) mi bichito hermoso