martes, agosto 14, 2007

Tierra
F.G. Lorca

Andamos
sobre un espejo
sin azogue,
sobre un cristal
sin nubes.
Si los lirios nacieran
al revés,
si las rosas nacieran
al revés,
si todas las raíces
miraran las estrellas,
y el muerto no cerrara
sus ojos,
seríamos como cisnes.

4 comentarios:

Carlos dijo...

es de la mejor epoca, supongo: entre las cancioncillas bonitas pero cursilonas y los poemas de vanguardia sobre pulpos morados o pedos así. éste está bien rico.

chidons.

Ernesto dijo...

y luego alguien vendría a apretarle el pescuezo al cisne.

Amilcar dijo...

Nel a todo: ni el poema es de la etapa del romancero, ni sus canciones son cursis si te detienes más de quince segundoas ni habla de pulpos morados en su vanguardia norteamericana.

Amilcar dijo...

¿Hablas de Enrique Gonzalez Martinez? pues nel tambien, no era el cisne de Darío y el modernismo, sino del viejo simbolismo de antes de Verlaine. Seriamos libres, redentos, dice el poema. Viviriamos para siempre, como el Dios de Esquilo, el Zeus sin nombre.


Estoy ebrio y acabo de leer a Buber, ahi disculpen.