martes, octubre 30, 2007

"De repente,y sin que el preso supiera como habia sido aquello,una fuerza invisible lo arrojó a los pies de la joven. Lloró y le abrazó las rodillas. En el primer momento la joven quedó sorprendida y su rostro se quedo lívido. Se levanto rapidamente y, toda temblorosa, miro a Raskolnikov; pero le bastó aquella mirada para comprenderlo todo. Una felicidad inmensa se leyó en sus ojos radiantes; no habia la menor duda de que aquel hombre la amaba con amor infinito. Por fin, habia llegado ese instante.
Quisieron hablar y no púdieron. Los dos estaban pálidos y extenuados, pero en sus rostros enfermizos brillaba ya la aurora de la renovación, de un completo renacimiento.
El amor los regeneraba; el corazon del uno encerraba un inagotable manantial de vida para el corazon del otro.
Resolvieron esperar,tener paciencia. Les quedaban 7 años de estancia en Siberia.
Pero Raskolnikov habia resucitado, y el lo sabia y lo sentia en todo su ser.Y Sonia ..., Sonia no vivia sino la vida de Raskolnikov."

2 comentarios:

Ernesto dijo...

Hicieron bien la Sonia y el Raskolacola ese , total 7 años en Siberia se van como agua (congelada).

ORPB dijo...

Es quizas el libro que mas me ha impactado en mucho tiempo... Crimen y Castigo