jueves, octubre 11, 2007

Sueño

Me bajo del metro en la estación Copilco, como yendo a la facultad- De pronto las luces se apagan y me detengo para no pisar algo o caer a algún lado. Siento movimiento a mi alrededor y siento como de pronto el espacio se ha achicado: ya no estoy en la estación del metro sino en una pequeña habitación oscura. Veo una pequeña cabeza rapada; es un niño de unos siete años vestido con ropas sucias de indigente. Se burla de mi y comienza a dar vueltas y a correr por toda la habitación, el niño me desagrada profundamente. Siento un cuerpo menudo y más grande enfrente de mi; es una niña de doce años que viste sólo un camisón. Se acerca y en la oscuridad palpo uno de sus pequeños y duros pechos sin querer. Se lleva al niño de la mano, fuera de la habitación. Resuelvo que son hermanos.
Me quedo agobiado en el cuarto y la oscuridad se siente pesada sobre mi espalda, como si fuera algo vivo y muy pesado, cómo un pulpo o una mantarraya gigante. Lloro desconsoladamente sin saber porqué.

Salgo llorando de la habitación. No se de donde he sacado una linterna. Sólo puedo ver lo que el circulo de luz muestra a mis pies. Estoy de nuevo en el departamento y no encuentro a Asya. “Lo que me faltaba”- Estoy solo, muy solo. Y despierto.

3 comentarios:

pez dijo...

y seguramente, despertaste solo. Qué terrible no?

Beu Ribe dijo...

Extrañote

Beu Ribe dijo...

Extrañote