martes, junio 03, 2008

Las cosas que no podemos arreglar, como un poema adolescente

La soledad es un vuelo de pájaros nocturnos;
Gaviotas negras, como manchas
En la mampara del ocaso.
La soledad es un don intransigente;
Liberación de ecos oscuros,
Sonoros rayos de luz
En las horas pasajeras.

Y No sabes, no sabes,
No puedes saber,
Este sueño aire;
Este deseo recordado;
Este reclamo entre los labios
Vuelto polvo con las hojas muertas.

La soledad es un témpano
Erguido de furia
Contra los cuerpos.

2 comentarios:

Maravillas dijo...

Pues yo creo que eres muy bueno. Pienso en el mio : soledad no es polvo en las banquetas y siento que con este casheteas al mio y lo dejas arrastrado. En verdad, eres muy bueno, mucho mejor que yo. Sobre todo este tiene cosas muy buenas y el ritmo en la segunda estrofa, en los dos últimos versos es muy bueno, aunque creo que hay un problema con el final y con los versos medios de la segunda estrofa. Bla bla bla, luego te digo bien otras cosas.

besos amor.

Akira dijo...

Nada de eso Rrrrrraul!