lunes, octubre 20, 2008

therefore, on every morrow, are we wreathing
A flowery band to bind us to the earth,..

John Keats – Endymion


Hay muerte que la gente toma entre sus manos
Y por dinero la reparte entre los ojos
Ardiendo de metal fundido y polvo.

Hay desgarros del alma
Que son pequeños dolores en el costado de Dios.
Azucenas manchándose de sangre
Tiñen callejones de savia y veneno.

Es cuando el dolor toma las calles
Como un animal rabioso,
Es la espuma de sus fauces
El agua que bebemos.

Y el miedo, sus cadenas,
Cientos de minutos de silencio
Que se vuelven horas, días, meses,
Que en la mente y con la angustia
Duran por eones.

Somos carne que se agita
Y nacemos a la nada arañando las paredes.
El cuerpo canta
Creyéndose feliz
Un canto de gorriones que esquivan a la lluvia.

Y oír su melodía
Alegra y entristece a la vez.

El cuerpo transmite
Un mensaje tranquilo,
Despacio,
Que habla de amor, de encuentros,
De mares ácidos de sexo.

Y oír su melodía
Alegra y entristece a la vez.

Pero hasta el último estertor
Niega la muerte
Y su canto llena los espacios
De todos los minutos de silencio.

(2004)

5 comentarios:

Ernesto dijo...

El México de hoy donde a pesar de todo debemos darnos un tiempo para disfrutar un poco.

Anónimo dijo...

BELLO Y DOLOROSO. MUY APROPIADO PARA LA COTIDIANIDAD QUE NOS TOCO VIVIR. SNGRE Y VIOLENCIA, APENA SI UN REMANSO PARA EL AMOR SEXUAL.

Anónimo dijo...

¿DE QUIÉN ES?

Amilcar dijo...

de tu servilleta, chief

Anónimo dijo...

ORA, CABRON.