sábado, mayo 15, 2010

El mejor número de HermanoCerdo en la historia (hasta ahora)

Será porque no tuve nada que ver en su realización, será que tardo un año entero en salir, será el trabajo maravilloso que Mauricio Salvador y sus excelentes colaboradores porcinos llevaron a cabo, pero acaba de salir, y aun está calientito, el número más chingón en la historia de hermano cerdo. Lealo. Son cuentos, nada más. Tire su libro de Juan José Arreola, al cual de todas maneras no entiende y en realidad no le parece gracioso, y pongase a leer sobre la verdadera condición humana. Reniegue de Xavier Velazco, que necesita una maleta llena de dinero para contar una historia. Deje de dormirse con la prosa de Carlos Fuentes. Termine por fin con las novelas seudohistoricas de la aburrida generacion del crack y lleguelé a HermanoCerdo.

Las palabras del editor.

¿Qué hay de nuevo en HermanoCerdo?

Ha pasado mucho tiempo desde el último número de HC. Un año, para ser exactos. No vamos a aburrirlos con los detalles dickesianos de esta tardanza porque finalmente estamos aquí otra vez, vivos y coleando, y con muchas ideas y proyectos para el futuro. Para comenzar, nuestro sitio web experimentará poco a poco cambios en su diseño, en su frecuencia de actualizaciones y en sus servicios. A riesgo de sonar hipócritas la verdad es que todo esto lo hacemos por nuestro hermano cerdo, por ti, querido y sagrado lector, que te mereces lo mejor. Como carecemos de cualquier clase de patrocinio y porque en la vida real el equipo editorial de HC está compuesto por gente seria que cada mañana sale a trabajar para ganarse el pan, estos cambios serán más bien lentos. En el plano de los servicios ofreceremos diversos contenidos de nuestro archivo en formatos epub y mobi para aquellos afortunados lectores que cuenten con un e-reader o un teléfono de medio pelo capaz de leer e-books. Poco a poco iremos actualizando la lista de contenidos en estos formatos.

Con las actualizaciones constantes queremos dejar atrás los largos periodos de silencio entre un número y otro y al mismo tiempo motivar a nuestros colaboradores para que nos sigan enviando reseñas, ensayos, cuentos y traducciones.

Esperamos con estos cambios iniciar con más energías el quinto año de existencia de la revista de los campeones.

Un paseo por el cuento norteamericano actual

Antes que nada, este nuevo número de HermanoCerdo no es una antología ni la buena nueva o algo por el estilo; no es una manera de quedar bien con alguien o con algo, y mucho menos una de esas compilaciones que intentan definir el pulso de una generación o de una corriente. Es, como dice el título, un paseo: como cuando vas por la calle (o de link en link en la blogósfera) y encuentras a un amigo que unos pasos más adelante te presenta a otro amigo y así sucesivamente. En situaciones así uno debe tener mucha confianza en el amigo original. Y nosotros la tuvimos. Así que este paseo es una manera de continuar uno de los objetivos originales de HermanoCerdo, la traducción.

Durante estos cuatro años hemos traducido cuentos, ensayos y artículos de escritores con una larga trayectoria. Desde un principio quisimos vincular nuestra revista, al menos como un puente, con algunos tópicos que se daban en varias revistas de Estados Unidos. Dichos tópicos tenían normalmente que ver con el realismo y el posmodernismo y en general con cierta visión escéptica y práctica de la literatura y los escritores contemporáneos. Para atraer esta discusión tradujimos ensayos que ponían en tela de juicio ideas como la “grandeza”, o la “accesibilidad” o, como en el caso de B.R. Myers, que ponían en tela de juicio prácticamente toda “la prosa literaria norteamericana”. Cuando algún cuento nos entusiasmaba mucho también lo traducíamos. Por todo esto es natural que en nuestra revista hayamos tomado la decisión de traducir cuentos de escritores norteamericanos jóvenes o poco conocidos simplemente como una parte básica de nuestro menú.

Los cuentos que hemos reunido en este nuevo número han sido traducidos por colaboradores que en mayor o menor medida han apoyado a HC durante más de cuatro años: Alexia Lefevbre, Julián Etienne, María Pilar San Román, José Luis Justes Amador, Begoña Mansilla, Daniela Demichelis, Emilio Santoro, Raquel Flores y Elisa Serna-Martínez. Siendo una revista independiente y electrónica es realmente muy difícil llevar a cabo casi cualquier proyecto sin la buena fe de mucha gente, y habríamos logrado muy poco sin la ayuda de estos y muchos otros colaboradores.

Estos cuentos tienen en una sola cosa en común, su diversidad. Cualquier lector que lea frente a frente los cuentos de Tom Lutz y Aaron Garretson, por ejemplo, se encontrará con dos maneras muy distintas de concebir el cuento, pero finalmente dos maneras muy eficaces de transmitir una sensación. El resto de los cuentos contiene la misma cualidad, una visión personal que se refleja en el mundo que ofrece cada historia.

Este paseo es también un primer paso para vincular la obra de cuentistas jóvenes de Hispanoamérica y Estados Unidos. Si es una buena idea o no, lo sabremos a su debido tiempo. Sean felices.

No hay comentarios.: