sábado, diciembre 18, 2010

Que no se nos olvide (porqué la gente se vuelve rápido hacia las soluciones duras que atentan contra las garantías individuales) que existe una excelente razón para no aceptar una confesión como prueba judicial, más con estos cuerpos policíacos. Los verdaderos responsables fueron quienes se negaron a aprender a Barraza cuando fue localizado por la señora Escobedo y cuando ya se le había dictado sentencia.

No hay comentarios.: