lunes, enero 10, 2011

Después la guerra

palabra de algún filósofo importante-

no queda nada para el hombre.

Días que despierto con este pensamiento,

cansado de los niños y los árboles.


Tender la cama, sacar la basura,

café instantáneo, huevos a la mexicana.

Toda luz es amarilla, todo cielo, toda montaña.

Uno tiene que sacar poesía de estas cosas,

salir a tiempo, buscar en el camino

monedas en la acera.

3 comentarios:

La Chica de Plexiglás dijo...

Me gusta.

El Indio Cacama dijo...

pescar estrellas de las alcantarillas, eso es Poesía...

Anónimo dijo...

El final, tiene hisorias de guerras futuras y palomitas de maíz.