viernes, octubre 28, 2011

Los libros que compré:

Es una sana inversión después de cobrar un premio. Con dedicación y paciencia son cosas que regresan.

El Papa de Iván el Terrible. Entre Rusia y Polonia (1581 - 1582) - Jean Meyer FCE
Historia de los papas en la época moderna - Leopold Von Ranke FCE
La teología de los primeros filosofos griegos - Werner Jaeger FCE
Un sol más vivo. Antología - Octavio Paz ERA
Sueño de un mediodía de verano - Yanis Ritsos FCE (Gran alma el señor Ritsos)
Ortodoxia - G.K. CHesterton FCE
México: visitar el sueño. - Phillip Ollé-Laprune FCE
El primer fausto/ Todavía más allá del oceano - Fernando Pessoa FCE
Desde la eternidad - Eliseo Diego FCE
Asuntos Moneros. Cartas 1997-2009 Jis y Trino SEXTO PISO
Cuentos completos III - Phillip K. Dick MINOTAURO (ochenta pesos, 23 cuentos, una ganga. No importa no tener los otros dos temas. Aunque me gustaría)
Los mitos de Cthulhu - Lovecraft y otros ALIANZA (digan lo que quieran, son 600 páginas de diversión. Este libro lo tuve hace mucho tiempo, pero lo perdí no sé cómo)
Tao Te Kin. Versión de John C.H. Wu EDAF
Himnos babilónicos. Estudio preliminar, traducción y notas de Federico Lara Peinado. TECNOS
El libro tibetano de los muertos. L.D. Books
EL Golem - Gustav Meyrink. PLUTÓN
El cuento del Grial. Chrétien de Troyes ALIANZA
La rama dorada - Frazer, por supuesto. FCE (este me lo regaló el bicho, pues sabe cuanto lo quería. Es la nueva edición, y está preciosa).
La perpetua virginidad de María - San Jerónimo CIUDAD NUEVA (este lo compré en la calle y me costó sólo 20 pesos, pero está maravilloso. De hecho es toda una biblioteca de patrística, están Orígenes, San Atanasio, San Gregorio de Nisa y muchos más. Nunca había visto esta editorial y espero encontrar más en el futuro.)

---- Edit
Faltaron estos, de la feria del libro

Los poemas de Maximus - Charles Olson MANGOS DE HACHA
Aeropagítica - John Milton UNAM
La cristiandad o Europa - Novalis UNAM
Sobre la melancolía de los sastres - Charles Lamb UNAM

Los últimos también de la fundación Orantes para los poetas pobres

1 comentario:

Daniel Espartaco Sánchez dijo...

Cómo no le ponen al pico y a la pala