viernes, noviembre 18, 2011

El buen fin

No se qué es más triste:

-la falta de imaginación general
-la cursilería de nuestros mercadólogos al escoger el nombre más inofensivo que encontraron
-la ingenuidad del que se dice nuestro presidente al creer que esto reactivará la economía
-la avaricia de nuestros empresarios, incapaces moralmente de cumplir lo prometido
-la pendejez de la gente

1 comentario:

Raúl Aníbal Sánchez dijo...

por supuesto que en este país "viernes negro" suena a masacre