viernes, marzo 09, 2012


Dos mujeres en el umbral de un edificio

–Qué cansancio   dice
el hospital la cárcel
una mañana lo encontraron en la tapia
frente a la estación del tren...

Me harté de visitarlo
de llevar cada semana
pollos rostizados
para todos los internos
(porque allí eran cristianos
y hasta la ropa compartían)

La otra mujer asiente
analiza las palabras
juzga el tono
la cadencia del llanto
como los dioses antiguos
cuando al morir un hombre
pesaban su corazón
en una balanza de mercado

No hay comentarios.: