miércoles, julio 18, 2012


Deberían todos salir de esa ciudad,
dejársela a las ratas
a los gobernantes de las ratas

padre   madre    amigos queridos
ceniza y esqueletos de mi abuelos
virtudes y tronos

deberían alzarse de la tierra
árboles veloces   incendio de la tarde
deberían huir al sur como los pájaros
venir a mis brazos
conjurar mi rabia indignada
cada que en el periódico
aparece un cadáver conocido

deberían ir al norte
como una antigua caravana
vestidos de pieles
tras el frío y la nieve
que borren sus pasos
cada vez más lejos de mis brazos
de la sangre que en surco abre la tierra

no dejar nada a los bárbaros
sino cemento quemado
y desvencijados locales de pizza

pero sé bien de las casas hipotecadas
de vidas esculpidas durante tanto tiempo en la arena
de las raíces que han crecido
en las costillas de los ya muertos


2 comentarios:

moria dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Raúl Aníbal Sánchez dijo...

deja de hacer eso, por favor. Carajo.