domingo, febrero 09, 2014

Anotación a las memorias de Marco Aurelio I

Dice el liberto Epicteto:
“eres una pequeña alma
que sustenta un cadáver”
A la muerte sobrevive el nombre
y esa fama y laurel sólo en boca de hombrecillos
que pronto  morirán también.

¿No apenas hace unos días
Alejandro declamaba en la plaza sus versos
y para el aniversario de tu nacimiento
te hizo de regalo un costoso libro?
Muerto de una enfermedad absurda
a la edad de treinta y un años
no creía en nada ni en nadie
mas le quemaron inciensos
hasta muy entrada la mañana
y ante la pira de sus restos
se le despidió como a un ciudadano
que marchaba hacía el exilio

Menudo consuelo el del estoico
que venera y bendice a los dioses del estado
hace bien a los hombres
y se hunde sonriendo en las tinieblas

No hay comentarios.: