sábado, julio 15, 2017

“Cuando estoy muy ansioso o triste dibujo muchas flores como esas”, me dijo mientras señalaba un cuadro de valor decorativo colgado en la pared de un restaurante chino

Es curioso porque mientras escribo esto
te veo dibujar esas flores
en una libreta igual de absurda que la mía
que exhibe en su portada la firma del “Comandante Chávez”
muerto de un cáncer idiota
hace ya cuatro años
(¿No piensas que le hace falta un poco de ironía a Venezuela?
¿una relajación de muerte para todos?
¿un abandonarse sin discurso sino abismo?
Creo que tú y yo
y muchos otros más
en el país de los cientos de miles de muertos
de los pueblos abandonados
por el calibre 50
y los destazados en la calle
y la mujeres en la arena del desierto
como un hueso espectral
casi transparente
y las cabezas cortadas en la plaza pública
con sus lenguas babosas y azules e hinchadas
y las granadas frente edificios públicos
en plena fiesta nacional…
creo que tú y yo
entendemos la asepsia inútil
casi -casi- divertida
del compromiso)

Debo aclarar
que pensé en el título de este poema
mucho antes siquiera
de comenzar a mirarte
mientras lo hacías

Pero yo no quería hablar de eso
yo no vine aquí a hablar de eso
yo sólo quería nombrar una flor negra
dibujada en mi paladar o entre mis dientes
por manos aún más finas que ninguna
(las manitas de la señorita muerte
para ponerle un nombre al caso)

En este momento
mientras dibujas flores
dos hombrecitos muy buenos y seguros
con buenos y seguros grados académicos
(¿no son así todos en el mundo?)
intentan explicarnos con su voz grave
del auténtico valor de la amistad

Y yo pienso en que ayer hice un pacto suicida con el amor de mi vida
un pacto que no sucederá nunca
y que reconozco es molesto
insertar al azar en un poema
(inserte aquí de igual manera un chiste
que reduzca la tensión que causan las verdades personales
y no las de de la lógica de un cuento)

Pero yo no quería hablar de eso
(qué malo es tú poema Raúl)
sino de la flor negra entre mis dientes
yo no vine aquí a hablar de eso
sino de una flor negra entre mis dientes
dibujada por manos aún más finas







No hay comentarios.: