martes, abril 12, 2016

Retomo este blog, a pesar de la vergüenza que me causa mi pasado. Tampoco pienso borrarlo. Tampoco puedo borrarlo.
-------------------------------------------------------------------------------------

Intento terminar una pequeña novela en un tiempo record, no creo lograrlo. Me parece que tiene problemas de estructura. Más que una novela, con personajes y todo, parece una sola voz, un chorro de voz. Trata sobre Gilberto Ortega, el asesino serial que vivía a una cuadra de mi casa, cuando yo era niño. Le decían matagatos, porque atrapaba y torturaba hasta la muerte los gatos callejeros del barrio. Este tipo había sido militar a principio de los 90, lo mandaron a chiapas a sofocar a los zapatistas. Luego fue policía y le tocó ver algunas ejecuciones muy cruentas, cuando el cartel de Juárez. Lo abusaron de pequeño varias personas, etc, etc.

----Casi como si el mismo país lo hubiera fabricado para ser un asesino.

 Luego, con lo de los gatos, ningún vecino hizo nada y se hicieron todos de la vista gorda. Y pasó lo que tenía que pasar, comenzó a matar niños de la calle hasta que asesinó a uno de la cuadra.

No hay comentarios.: