jueves, mayo 02, 2013


Pero emperador, estoy cansado
De que la muerte se inmiscuya en mis poemas.
Puedo enseñarte páginas, libros enteros
Dónde la negrura y la soledad han puesto su marca.
Quisiera hablarte de lo sencillo, de lo claro,
Lo bien conocido.
Que hombres y mujeres desfilaran estos versos
Como dentro de un bosque muy bello 

1 comentario:

Mariana Orantes dijo...

Lo leo y lo releo. Me encanta. Y tú me encantas. Te amo.